Ganadora de la Beca de la Familia Carpinone  – Cisnia Albarracín

Cisnia aceptando su premio de manos de Carmine Carpinone. (Foto: Alain Begun).

An English language version of this article can be found HERE.

“¡Vamos a la Misa de las 11!” gritó mi mamá desde la mesa de la cocina. Salté de mi cama y corrí rápidamente a la cocina. Una vez que llegué, me encontré con mi desayuno favorito, el mote pillo, un plato ecuatoriano hecho con huevo, cebolla, ajo y cilantro. Al crecer en Tarrytown, encontré este plato en varios restaurantes ecuatorianos cerca de mí. Mi mamá había perfeccionado la receta e insistía en que el único mote pillo que se disfrutara vendría de su cocina. Su excusa fue que era el único mote pillo del mundo hecho con su amor. Después de desayunar, nuestra familia se dirigía a la iglesia. La Misa del domingo por la mañana fue mi favorita parte de mi semana porque me liberé del ciclo constante de traducir. 

 

Durante seis días de la semana, yo era la traductora de mis padres. A una edad temprana tuve responsabilidades de adulto porque mis padres confiaron en mí para traducir documentos, conversaciones, y completar solicitudes de empleo. Mis padres, ambos nacidos en Ecuador, no tuvieron la oportunidad de aprender las convenciones correctas del inglés; y por eso escriben y hablan un inglés entrecortado. He sido testigo de las dificultades diarias que soportan y estoy agradecida de que hayan dedicado la mayor parte de sus vidas a convertirme en una mujer fuerte e independiente. Sin embargo, en la Misa del domingo no necesitaba ser traductora. En cambio, pude admirar las pinturas y estatuas de la iglesia y conversar en voz baja con cualquier niño que estuviera cerca de mí. Mientras miraba a mi alrededor, me di cuenta de las personas que me rodeaban. Esta era mi comunidad, una comunidad en la que me sentía segura porque las personas que me rodeaban se parecían y hablaban como yo. Durante esa hora sentada en los bancos, yo pude ser solo una niña de nueve años.   

Durante los últimos meses, he utilizado esta experiencia de mi niñez para guiarme durante el proceso universitario. Pronto buscaré una licenciatura en Estudios Latinoamericanos para avanzar mi conocimiento sobre el impacto que tienen las comunidades hispanas en América y los países de América Central y del Sur. Después, espero ir a la facultad de derechos y estudiar leyes de inmigración. No solo tendré el privilegio de ayudar a mis padres, sino que también tendré la oportunidad de guiar a los hijos de inmigrantes para que persigan sus sueños. 

Cisnia Albarracinis se graduó de la Escuela Secundaria Sleepy Hollow como estudiante del Cuadro de Alto Honor y miembro de la Sociedad Nacional de Honor y la Organización de Estudiantes Latinoamericanos. Es mentora en Sleepy Hollow Academy for Disability Education y secretaria de la Junta Asesora Juvenil en Kids’ Club of Tarrytown.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Recommended For You

About the Author: Cisnia Albarracin